control1 Lo que debe saber

Para contestar esta pregunta primero tenemos que discernir las diferencias entre Derecho y privilegio.

No intentaré agobiarle con definiciones largas y aburridas, simplemente le diré que el privilegio es un beneficio otorgado por la voluntad ya sea unilateralmente o bien, por acuerdo de quienes intervienen en ello, como por ejemplo un descuento para cliente frecuente, mientras éste tenga esa calidad, tendrá ese beneficio.

En cambio, el Derecho es la incuestionable potestad de exigir el respeto de algo a alguien, le parezca o no, quien deberá respetar dicha exigencia muy a pesar de sus deseos.

La característica principal de un Derecho, es que siempre estará sostenido por una Ley, de lo contrario, sus exigencias serán nulas, por no contar con el respaldo del Estado para ser cumplidas.

Así es como se diferencia el Privilegio del Derecho, mientras el primero es un acto de “gracia”, el cual puede desparecer en cualquier momento, el otro está tan íntimamente ligado al ser humano y la ley se encarga que estos derechos nunca dejen de aplicarse, incluso al morir, pues a pesar de ello nacerán unos y persistirán otros, para el respeto de su memoria… y bienes.

 

¿Porqué la contabilidad es confidencial?

Antes de responder, debemos recordar que existe un antecedente de la corte, quien definió que tratándose de impuestos, no existen derechos creados.

En respuesta a la pregunta hecha y considerando este concepto, recordemos que ésta no debe verse como algo exclusivamente ligado a los impuestos; pues los fines financieros de la contabilidad la alejan de esta engañosa percepción, ya que su uso también sirve para el ámbito económico, incluso científico –por la información crítica que puede contener– y por ende, de desarrollo nacional.

Así pues, la confidencialidad de la contabilidad es un derecho de los contribuyentes, ya que forma parte del artículo 14 Constitucional, quien defiende la privacidad de los papeles o documentos y la contabilidad contiene ésta principal característica.

De ahí su importancia, ya que debe ser protegida a toda costa, pues el proporcionar libremente datos contables de un contribuyente a un tercero (SAT) que a su vez recibe la contabilidad de otros contribuyentes que pudieran ser competidores de éste, pone en serio riesgo la integridad protectora del estado.

 

¿Porqué preocuparse ahora que la contabilidad siga siendo confidencia?

En el pasado inmediato, la única forma en que el fisco tenía acceso a la contabilidad era a través de la solicitud de documentación e información dentro de un procedimiento de revisión fiscal, siguiendo las formalidades legales para proceder, de lo contrario, sus conclusiones serían ilegales.

Sin embargo, con las recientes reformas hechas a las leyes fiscales, se pretende terminar con 97 años de protección Constitucional, pues se dispone que a partir de este 1° de julio será obligatorio subir la contabilidad de los contribuyentes en la plataforma del SAT, de lo contrario se estaría sujeto a una multa.

La cosa no queda ahí, en varios foros en que ha participado el titular de la dependencia y por declaraciones periodísticas, afirma que no cumplir con esta disposición, será tomado como un acto premeditado y por ende, sancionable con todo rigor.

Ello nos lleva a un camino peligroso, pues libre y arbitrariamente se nos puede determinar discrepancia y en el peor de los escenarios, configurar que existe ocultamiento de la contabilidad, hecho sancionado por el derecho fiscal penal.

Ahí es donde debemos recordar, que la confidencialidad de la contabilidad no es un privilegio, es un derecho otorgado por la Constitución, pues ya aclaramos que el artículo 14 dispone literalmente la protección de los papeles, por lo que la disposición hecha en otras leyes que contradigan esta disposiciones serán inconstitucionales.

 

¿Qué hacer al respecto?

¡Relájese!, antes que nada, no tiene caso que se preocupe más de la cuenta, pues existen vías para evitar que esto suceda.

De hecho, nuestro grupo de profesionales tienen preparadas varias y accesibles estrategias de defensa legal contra esta nueva disposición, las cuales han sido confeccionadas con cuidado, atendiendo los posibles detalles que tenga cada cliente y así evitar que se vulnere su derecho a que sus datos contables permanezcan en secreto.

Una de las soluciones más próximas, es el amparo ante Juzgados Federales contra el primer acto de aplicación y seguramente llegará a la Corte, la cual deberá asentir que en efecto, una cosa es cuidar que se cumplan con las obligaciones y otra muy distinta, es maquinar acciones excesivas bajo la excusa de recaudar las contribuciones a las que todos estamos obligados.

 

Si requiere saber más de nuestra propuesta de servicio CONTACTENOS y con gusto le atenderemos, de CLIC AQUI

0 Me Gusta
661 Visualizaciones