Convertir su empresa en aquella que ofrece opciones a sus colaboradores de conciliar su vida laboral y familiar y que con esto mejore su rendimiento.

Después de la jornada laboral, las actividades personales de los empleados en general quedan en segundo término, pues los trabajos domésticos, visitas familiares o de amigos se relegan para el fin de semana y particularmente los lunes regresan a sus labores con fatiga. Entonces su rendimiento disminuye y no cumplen con sus cometidos tanto en la empresa como en casa.

Es de actualidad que las empresas generen herramientas personalizadas para mejorar la calidad de vida de sus trabajadores, sin necesidad de reducir la carga labora, pero con el objetivo de elevar la productividad que puede elevarse hasta un 35%.Como seres humanos, para realizarse como tales es necesario equilibrar y cubrir sus necesidades básicas, la realización laboral viene justamente después de cubrir cosas simples como la comida, vestido, descanso, respiración, etc.

Se trata que las organizaciones sean conscientes de todos estos temas, tanto en salud física y sicológica y por las etapas de la vida y no se trata solamente del entorno de trabajo; esta filosofía de bienestar y equilibrio inicia desde la cabeza de la organización. El primer paso para lograr que en tu PYME exista un balance entre la vida personal y laboral de tus colaboradores es detectar los problemas más recurrentes para después revisar como se les puede ayudar desde la empresa; después, es importante establecer estrategia pensando siempre en las ventajas para la organización.

Existen 5 factores que merman la vida personal y profesional de un empleado y con los que las empresas pueden comenzar a implementar soluciones para evitarlos.

Integración de la familia. Una jornada de 8 horas, más el tiempo que se pierde en el traslado, dejan muy poco tiempo para la convivencia familiar. Combinados con la presión y el estrés, pueden causar problemas en cualquier núcleo familiar y, consecuentemente, resentimiento hacia la organización.Es importante entonces que los miembros de la familia conozcan las actividades que realiza el colaborador, esté cerca de la empresa y se relaciones con otros miembros de la misma, mediante reuniones o convivencias familiares dentro del trabajo.

Equilibrio emocional. Problemas externos a su labor en la empresa, pueden afectar el desempeño de un colaborador, tales como la violencia en casa, alcoholismo, enfermedades y hasta muerte de un ser querido. Estos conflictos personales pueden causar el empleado pierda interés por su trabajo ponga menos atención al momento de hacerlo, todo esto, aunado el estrés laboral mismo que puede reducir hasta un 50% la productividad.Adicionalmente, la falta de seguridad laboral provoca que se esté distraído,  se equivoque, se enferme reiteradamente y hasta padezca algún trastorno sicológico o neurótico.Para lo cual se recomienda crear un grupo interno de apoyo que maneje estrés por incidentes. También es posible contratar a una empresa que de un servicio externo de apoyo sicológico.

Salud física. No basta con incluir un servicio médico, un colaborador sano es un elemento que difícilmente faltará, estará motivado y con energía. Esto reduce los porcentajes de ausentismo, rotación y aumenta la productividad.Ejemplos: programas de alimentación interna, salones de recreación interna, clases de yoga, porcentajes de ayuda en centros deportivos. Sentirse bien, generará empleados satisfechos y la activación física ayudará a que descansen mejor y mejor manejo del estrés.

Apoyo legal. Divorcios, demandas civiles, etc., pueden consumir la mente de una persona y causar estrés innecesario. Como una empresa tiene su departamento legal encargado de velar por sus intereses, el trabajador debe tener acceso a asesoría sobre este tipo de temas.

Desarrollo personal. La capacitación constante y el desarrollo de planes de carrera es un estímulo para motivar e impulsar la labor de los colaboradores. A mayor trabajo invertido en el aprendizaje y superación, mejor será la respuesta para la innovación interna y la ejecución de programas de liderazgo.Incluso, saber que el trabajo es reconocido es ya un recompensa, por ello la labor de la dirección de una empresa es averiguar qué tipo de empleado tiene para saber qué va a motivarle más: el dinero, el reconocimiento o mejor puesto, y definir la retribución más justa.

Las empresas deben seguir cuatro pasos que les ayudará a generar políticas que mejoren la calidad de vida de sus empleados: educar desde la jerarquía más alta para que se considere un cambio positivo, desarrollar políticas desde el departamento de recursos humanos escuchando las necesidades de los empleados, pedir opiniones externas de un asesor de negocios y de recursos humanos, y aplicar las políticas que transformen un capital humano operativo en uno que sea socio estratégico.

Recomendaciones para empresas para balancear la vida de su personal:

1.- apoyo emocional y sicológico. Puede ser un departamento de sicología como parte de recursos humanos, o contratar a un externo e incluirlo como parte de las prestaciones. Deberá ser gratuito para los empleados y su familia directa.

2.- Activación del cuerpo. Involucra a los empleados en actividades físicas, ya sea a través de torneos deportivos o con actividades que ellos mismos organicen.

3.- Acercamiento de la familia a la empresa. Las reuniones dentro del trabajo hacen que los empleados se refuercen su lealtad a la organización.

4.- Reconocimiento de metas cumplidas. Fijar objetivos por proyectos o ventas motivará al personal a trabajar más y demostrar sus capacidades. Si al final del proyecto se cumplen las metas del proyecto, se recompensará de forma pública al empleado, para resaltar su esfuerzo y entrega.

5.- Cuidado del espacio. Una oficina agradable y limpia ayuda al colaborador a sentirse más cómodo con su entorno y por lo tanto con deseo de llegar a ella.Otorgamiento de prestaciones únicas. Puede ser un porcentaje de la cuota del gimnasio, un plan de carrera personalizado, la posibilidad de comprar acciones o tiempo para la paternidad.

6.- Integración a los equipos de trabajo. Ya sea a través de dinámicas grupales o con actividades fuera del horario laboral.

7.- Conocer a los empleados. Cada persona se siente motivada por distintas cosas y hay que averiguar el tipo de trabajador que se tiene para ofrecer la remuneración que lo halague más: dinero, reconocimiento, un puesto mejor, etc.

8.- Trabajo a distancia: la posibilidad de prestar servicios desde la casa o cualquier otro lugar es atractivo para aquellos que se trasladan o necesitan visitar clientes.

0 Me Gusta
380 Visualizaciones