Qué necesidad tiene tu empresa, mayor que contar con un flujo constante de dinero para hacer frente a las necesidades diarias de la operación, pero en este momento necesitamos conocer mejor que es más necesario contar con el fondo de maniobra o contar con un capital de trabajo  suficiente, veamos las definiciones:

 Fondo de maniobra: Se define como la parte de recursos permanentes de la empresa que no está absorbida por el financiamiento del activo fijo y que, como consecuencia, está disponible para financiar las necesidades de capital de trabajo.

Capital de trabajo necesario: Es la parte de las necesidades de tipo cíclico cuyo financiamiento no está cubierta por el financiamiento de los recursos cíclicos. Varias conclusiones importantes pueden deducirse de estas dos definiciones:

a). En primer lugar, es básico constatar que los dos conceptos son diferentes, pues incluyen elementos distintos, y que en la empresa existen por separado. Por un lado tenemos las necesidades de capital de trabajo y, por otro, los recursos permanentes que la empresa tiene disponible para hacer frente a estas necesidades.

Analicemos con más detalle esta cuestión:

La mayoría de las empresas necesitan un determinado nivel de capital de trabajo para su funcionamiento; este hecho proviene que una parte de sus necesidades ligadas al ciclo de madurez no está cubierta por los propios recursos generados por el mismo ciclo.

Como esta situación se irá repitiendo en cada uno de los ciclos de maduración, es evidente que nos encontramos ante un déficit de tipo permanente, originado por la renovación de la necesidad básica ligada a la explotación de la empresa. Por tratarse de una necedad de tipo permanente, debe cubrirse mediante una financiación del mismo tipo. Y esta es precisamente la función que debe realizar el fondo de maniobra, es decir, aportar los recursos permanentes que necesitan la mayoría de las empresas para financiar una parte de su ciclo de maduración.

b). Sin embargo, los importes del fondo de maniobra y del capital de trabajo es posible que sean distintos, y en muchos casos es así. Por ejemplo, podemos fácilmente imaginar una situación (empresa en fuerte crecimiento) en que las necesidades en capital de trabajo sean superiores a la capacidad de la empresa de generar recursos permanentes. En este caso los dos valores serán distintos, siendo el importe de las necesidades financieras superior a los recursos permanentes disponibles y como consecuencia, se producirá un desequilibrio que, como veremos más adelante, repercutirá sobre la tesorería de la empresa.

c). Por lo tanto, al llegar a este punto, podemos concluir que el concepto preciso de fondo de maniobra es el que acabamos de indicar, es decir, la parte de los recursos permanentes que no está absorbida por la financiación del activo fijo.

La forma adecuada y que más recomendamos es mediante la fórmula de determinar los capitales permanentes menos la inversión en activos fijos, entonces para analizar la variación del fondo de maniobra durante un período determinado, deberemos calcular las variaciones respectivas de las dos partidas mencionadas:

Fondo de maniobra es igual capitales permanentes menos el activo fijo.

La función de este fondo de maniobra es aportar los recursos necesarios para asegurar el equilibrio financiero del ciclo de maduración cubriendo las necesidades del capital de trabajo.

d). Por otro lado, utilizaremos el concepto de capital de trabajo para referirnos a la parte de las necesidades de tipo cíclico cuyo financiamiento no está cubierto por los recursos cíclicos, recordando que ambos términos (necesidades y recursos cíclicos) están ligados directamente al ciclo de madures. Damos por supuesto que tanto estas necesidades como también los recursos cíclicos corresponden a los valores normales u óptimos que toda empresa debe tener para evitar desajustes de fabricación (stock de materias primas y productos en curso) o de las ventas (stock de productos acabados). Asimismo, el crédito concedido a los clientes y el aplazamiento obtenido de los proveedores corresponden a las condiciones normales vigentes en el sector de actividad de que se trate.

La necesidad financiera creada por el capital de trabajo deberá cubrirse con el fondo de maniobra y, en algunos casos, con los recursos de tesorería.

e). Podemos encontrar una aplicación interesante de la separación de estos dos conceptos en el caso del fondo de maniobra negativo. Existen empresas cuya situación normal es que los valores del activo fijo sean superiores a los capitales permanentes y, como consecuencia, el fondo de maniobra es negativo. Podremos preguntarnos, si en este caso, la definición de fondo de maniobra sigue siendo válida puesto que no existen recursos permanentes para financiar las necesidades de capital de trabajo. La respuesta es afirmativa, puesto que un valor negativo puede corresponder a una situación tan normal como la de uno positivo.

El fondo de maniobra puede ser negativo si las necesidades de capital de trabajo también lo son. Es decir, que los recursos espontáneos sean superiores a las necesidades cíclicas.

Usted debe conocer este parámetro para el análisis de su empresa, sobre todo a la hora de conocer más a fondo la situación de la tesorería, que resulta de la diferencia entre su fondo de maniobra y las necesidades de capital de trabajo, El objetivo de calcular esta diferencia es poner de manifiesto la relación entre las necesidades financieras originadas por la actividad de una empresa y los recursos utilizados para cubrirlas.

 ¿Ha determinado usted el fondo de maniobra de su empresa? ¿Conoce usted el capital de trabajo necesario para una óptima operación de su PYME?

Puede ver entonces que conocer estos conceptos de manera sencilla, le ayudará a descifrar el código financiero de su PYME y llevarla a un buen crecimiento manejando estas variables a su favor, Asesoría y Servicios Consultores, le ofrece su servicio de CONSULTORIA FINANCIERA, si desea contactarnos, por favor haga CLIC AQUI
0 Me Gusta
1058 Visualizaciones