El presupuesto de capital es el proceso de planeación y administración de las inversiones a
largo plazo de la empresa. Mediante este proceso los gerentes de la organización tratan de
identificar, desarrollar y evaluar las oportunidades de inversión que pueden ser rentables
para la compañía. Se puede decir, de una forma muy general, que esta evaluación se hace
comprobando si los flujos de efectivo que generará la inversión en un activo exceden a los
flujos que se requieren para llevar a cabo dicho proyecto.

Un presupuesto de capital mal realizado puede traer consecuencias muy graves para
la empresa, del mismo modo que un presupuesto de capital efectuado de forma correcta le
puede traer muchos beneficios. Las inversiones en activos fijos con fines de crecimiento o
de renovación de tecnología por lo regular implican desembolsos muy significativos,
además de que estos activos se adquieren con la intención de mantenerse por periodos de
tiempo que, con frecuencia, se extienden por cinco años o más. Una mala decisión al
invertir en estos activos puede significar la diferencia entre una empresa exitosa durante
varios años y una empresa con dificultades para sobrevivir.

Para Comercial Mexicana, por ejemplo, una decisión de presupuestos de capital
sería considerar la apertura de una nueva sucursal. Este tipo de decisiones son trascendentes
porque determinará lo que la empresa será en el futuro, por lo que en ella no deben
intervenir solamente las personas especialistas en el área de finanzas, sino que es un
compromiso de los responsables de todas las áreas funcionales de la empresa. El proceso
del presupuesto de capital empieza con la definición de la estrategia y las metas de la
empresa para determinar en cuál o cuáles áreas de negocios participará, posteriormente se
generan y valoran las ideas de proyectos de inversión, luego se obtiene la información
pertinente para la idea o ideas que se consideran convenientes, para finalmente evaluar
financieramente el proyecto y tomar una decisión. Si se decide realizar el proyecto, su
implementación regularmente ocurre de modo programado y paulatino. Ya que el proyecto
está en funcionamiento sus resultados deben reevaluarse para tomar las acciones correctivas que sean necesarias cuando los resultados reales difieren desfavorablemente de los planeados.

En la evaluación del proyecto no es suficiente considerar los flujos que generará, ni
el desembolso necesario para llevarlo a cabo. También deben considerarse la probabilidad
de que ocurran los flujos de efectivo, así como el período en el que se presentarán los
flujos. En otras palabras, la evaluación financiera del proyecto debe considerar la magnitud,
el momento y el riesgo de todos los flujos de efectivo relevantes relacionados con el
proyecto.

Para saber más del tema o cree que podemos ayudarle en su pyme, estamos a sus órdenes, por favor escribanos a nuestro formulario de contacto de clic AQUI

0 Me Gusta
5197 Visualizaciones