En este año 2012, se espera un crecimiento lento, pues nuestro vecino del norte enfrentará situaciones difíciles, pero con todo y eso podrá lograr un crecimiento económico. Para el caso de Europa si nos representa un riesgo pues han fracasado en intentos de resolver la crisis y deuda que tienen, además de sus problemas de crédito, lo será negativo a nivel mundial.

Los gobiernos de economías desarrolladas registran condiciones fiscales insostenibles, lo que causará cambios inevitables en sus administraciones, además que sus sistemas de bienestar social desarrollados desde el fin de la segunda guerra mundial ya no funcionan, pues continuarán generando muchas presiones sociales y políticas. Dado este escenario, los consensos políticos serán más difíciles, sin embargo, se espera que el crecimiento económico global sea superior al 3%.

En Estados Unidos la recesión podría evitarse en el 212, gracias a las fuertes inversiones de las empresas, las robustas exportaciones a los mercados emergentes y el crecimiento positivo en el empleo, además de algunas iniciativas políticas generadas por el proceso electoral.

No obstante, el panorama interno estadounidense no está exento de riesgos. El principal está en una baja en la confianza del consumidor debido a la incertidumbre política y económica. Una menor confianza de los consumidores podrá limitar sus gastos, elevar la aversión al riesgo, debilitar la seguridad de las empresas y limitar la creación de empleos, factores que en conjunto llevarían a una recesión retroalimentada.

El repunto económico registrado en los países emergentes comienza a tambalearse debido a que dependen de las exportaciones hacia países desarrollados ya que la demanda local es insuficiente para equilibrar la debilidad externa. Esta situación implica que en el 2012 las tasas de crecimiento del PIB se reducirán al igual que las tasas de inflación.

En México, la SHCP reconoce que 2012 será un año complicado para la economía mexicana, dado el deterioro del entorno internacional. Pues el principal riesgo para México es que continúe en la incertidumbre y ésta cause una disminución generalizada en la actividad económica. Sin embargo, nuestro país se encuentra preparado para enfrentar el panorama presente, sin desequilibrios ni presiones externas.

Por lo que respecta a los fondos de pensión en México, la perspectiva es positiva, la CONSAR reveló que al cierre de diciembre de 2011, los recursos de ahorro para el retiro que administran las AFORES subieron 1.57 billones de pesos.

Si bien los rendimientos pasados no garantizan las ganancias futuras, es importante notar que a pesar de la crisis vivida en los últimos años y de acuerdo con cifras dadas a conocer por la CONSAR, el rendimiento de los últimos 12 meses asciende a 6.78% nominal. Uno de los más altos de todo el sistema financiero mexicano. Así mismo, el rendimiento histórico del sistema al cierre de diciembre llegó a 6.28% real durante los 14 años de operación del SAR. Este último se considera el indicador por excelencia para evaluar las utilidades otorgadas por este sistema, en virtud de que se trata de inversiones de largo plazo.

 

 

Cortesia de Afore Sura

0 Me Gusta
1110 Visualizaciones