¿Prácticas dilatorias en la devolución de impuestos? Esta es una pregunta que más de un contador y sin duda muchos contribuyentes (personas físicas y morales) se estén haciendo cada vez que el fisco responde –si es que no lo hace con un requerimiento– a una solicitud de devolución de impuestos.

ejecutivo_sube_y_baja_con_signo_pesos

Todos, estamos obligados a pagar impuestos, incluso a través del procedimiento coercitivo para su entero, pero en caso de tener un saldo a favor solo estamos facultados para “solicitar” su devolución.

 

¿Trato distintivo?

Por un lado, estamos obligados a sostener al Estado para que nuestra tranquilidad y libertad estén garantizadas. Eso es materia de legalidad y no está puesta a discusión.

En el otro, si al final de las cuentas somos nosotros a quien se nos debe dinero, no podemos exigir, si no únicamente estamos facultados para “solicitar” y durante este trámite, el trato hacia nosotros se vuelve aún más agresivo y en ocasiones hasta intimidante.

Esa es la parte que sí ponemos sobre la mesa, pues ya que de entrada estamos psicotizados a pagar impuestos, lo justo es que tengamos un trato de respeto al momento de solicitar su devolución.

Este respeto al que nos referimos en términos monetarios, sería un pago pronto y sin demora de lo que por exceso fue recibido por el Estado.

 

Distinta realidad

El SAT amparado en su poder, dilata de más dicha devolución, respondiendo de manera difusa, negando sin dar elementos claros o peor aún, requeriendo una y mil cosas que debió enlistar con claridad –como era su obligación– y que podrían ya estar en el expediente administrativo al momento de solicitarle una devolución de impuestos.

Cabe destacar que esto ha sido reclamado por la PRODECON, a través de diversos requerimientos.

Lamentablemente, la respuesta del SAT es igualmente difusa y dilatoria, lo cual representa una afrenta para los contribuyentes, pues lejos de dar una respuesta certera, solo se limita a mencionar genéricamente a manera de discurso político, que “emprenderá las medidas necesarias”, sin comprometerse a nada en absoluto.

 

Negativa o dilación, ¿abuso de poder?

Es aquí, donde la genialidad del ente estatal para obrar bajo el amparo del poder público se pone a prueba, pues siempre menciona –a manera de amenaza-, que basado en sus facultades puede iniciar la práctica de una visita.

Lo preocupante del asunto es que en caso de iniciar la visita, no establece con claridad qué parte de la documentación es la que motiva la visita, si no que únicamente menciona que derivado de una solicitud de impuestos es como la lleva a cabo.

Esto es una violación al principio de motivación y fundamentación, de los actos administrativos, pues no sabemos qué originó la visita, si los asientos contables, si los comprobantes (y cuál en específico), si las operaciones con terceros, etc.

A pesar de ello, el fisco emplea términos poco claros, al responder las solicitudes de devolución tales como “en trámite”, “de los documentos aportados, no fue posible efectuar la devolución”, tales afirmaciones no brindan ninguna certeza de qué es lo que está sucediendo, repitiendo la falta de motivación y fundamentación.

Lo peor de todo, es que la autoridad presume mediáticamente, sobre la gran meta de devoluciones logradas en este ejercicio, lo que convenientemente omite mencionar, es el porcentaje de contribuyentes a los que se entregó dicho pago del universo de los que la solicitaron; cifras que contrastarían seguramente.

Este tipo de acciones dejan mucho en qué pensar sobre el Estado Mexicano, respecto a los que gobierna, pues su relación a quienes debe servir, parece que es más de perseguir.

 

¿Cómo evitar contratiempos?

La correcta asesoría, así como algunos tips le evitarán mayores dolores de cabeza al momento de solicitar una devolución de impuestos, lo que representa un ahorro de tiempo, dinero (especialmente)… y esfuerzo.

Uno de estos caminos antes de solicitar una devolución, sería optar por la compensación de otros impuestos a cargo, de tal forma que, el saldo a favor sirva para evitar desembolsar recursos, dándoles un mejor destino, por ejemplo emplearlos en acrecentar su empresa, cumpliendo con las leyes fiscales al 100%.

 

Acérquese a los expertos de aysconsultores, quienes seguramente le darán la mejor de las opciones, en todo tipo de trámite y que al final del día, le resultará benéfico. CLIC AQUI para contactar con nuestros especialistas.

0 Me Gusta
1380 Visualizaciones